¿De qué color decorar la habitación de tu bebé?

¿Vas a ser mamá pronto y aún estás dudando de qué color pintar las paredes de la habitación de tu bebé?. Sabemos que los colores afectan a nuestro carácter, comportamiento y estado de ánimo tal y como puedes leer más a fondo en esta web significadodeloscolores.online ,  por eso te preguntas cómo afectará a tu bebé tu elección a la hora de escoger pintura.

Si bien todavía existe mucho debate entre los científicos, de cómo el color afecta a los bebés, hay una infinidad de pruebas que demuestran cómo los colores influyen en nuestras decisiones, nuestros pensamientos y sensaciones. Por eso en este post te mostramos la influencia que tiene cada color sobre nosotros.

Y claro está, ¿por qué no aprovechar toda esta información para elegir la mejor opción para tu cuarto del bebé?. Ya que aunque al principio el bebé no puede percibir los colores de una manera visualmente clara, a medida que vaya creciendo podrá percibirlos por completo. Queremos lo mejor para nuestros pequeños y para que su crecimiento se produzca de una manera sana y normal, ¡sigue leyendo y te ayudaremos a encontrar el color que estabas buscando!.

Rojo: pasión, atención, volatilidad

Es uno de los colores más estimulantes dentro de la gama de colores que existen. El rojo es pasión, pero también es atención, volatilidad y ganas de destacar. A pesar de ser utilizado en hospitales, jardines de infancia y algunos centros para bebés, no se recomienda pintar las paredes completamente de tonos rojos, por lo cargante que puede llegar a ser para nuestro cerebro.

Naranja: el color de la calidez y lo comfortable

El naranja es un color que desprende comfort. Una pared naranja bien iluminada transmite una sensación de bienestar para el que vive, así como de hospitalidad al que lo visita. El naranja y sus variedades son tonos muy amigables, siendo los más oscuros los que representan una atmósfera más coqueta y acogedora.

Amarillo: energía y buen humor

El amarillo es luminoso y fresco, pero debe ser usado con precaución con los más pequeños. Demasiado brillo o demasiada intensidad puede tener el efecto contrario al deseado, pues puede agitar sobremanera a nuestros bebés. Si nos acercamos a los tonos amarillo pastel, daremos con un clima de concentración y pensamientos emotivos que será ideal para ver crecer a nuestro hijo.

Verde: Calma, refresco,

El color verde es ideal para utilizarlo en un ambiente de aprendizaje o educación. Sus connotaciones de sabiduría y conciencia funcionan genial cuando lo que se trata es de crear una atmósfera serán, calmada y natural. Es por eso que el verde es uno de los colores más utilizados en decoración, tanto de adultos como de infantes.

Púrpura (Lila): Misterio, lujo, exclusividad

El lila o púrpura es un color que a menudo se asocia con la nobleza, la realeza y el lujo máximo. Es habitual encontrarlo en joyas y piedras preciosas. Al igual que el amarillo, las tonalidades pastel son ideales, pues encuentran ese equilibrio entre lujo y serenidad que tan bien funciona en ambientes poco recargados.

Blanco: Limpieza, pureza, inocencia

El blanco representa la dulzura, lo angelical, lo dulce y lo secreto. Si bien debe ser combinado con otros tonos (no es recomendable pintar toda una habitación de blanco) es el mejor color para conseguir una casa luminosa y aprovechar al máximo los rayos de sol. ¡Pero cuidado! Es el color que más se mancha.

Rosa: Romántico, femenino, amor

Las chicas adoran el rosa, y no es casualidad. Este color es la representación universal de lo femenino. El rosa es un color que transmite calma, serenidad y por eso es frecuentemente utilizado en centros donde los bebés son los protagonistas. Si tienes una niña, quizás sea una gran idea tener una habitación rosa mientras está en la cuna o en el parque.

Gris: emocional, suave, introspectivo

A menudo el gris ha sido asociado con tristeza, melancolía y ambientes bucólicos. En un tono muy oscuro puede provocar las anteriores asociaciones. No obstante, los tonos de gris claro (cercanos al blanco) transmiten una atmósfera de emoción y reflexión, muy interesante para ciertos momentos de la infancia de una persona. Si te gusta el gris, nuestro consejo es que lo combines con otros colores más vivos, el resultado será espectacular.

Y tú, ¿con qué color te quedas para decorar las paredes de la habitación de tu bebé?.

¿Quieres dejar un comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.